miércoles, 7 de octubre de 2015

El economista

El economista encendió el televisor. Los distintos noticiarios mostraban a estudiantes secundarios y universitarios tomando los establecimientos; a trabajadores exigiendo salarios justos; a pobladores luchando por viviendas dignas. Algo marchaba mal.

Rápidamente volvió a su trabajo: consultó gráficos y estadísticas; calculó variables y determinó constantes; restó pérdidas y sumó ganancias.  Obtuvo cifras azules.

Los números no mentían: el país funcionaba bien, la realidad era la equivocada. Suspiró aliviado y siguió con su trabajo en la fundación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dar tu opinión.
Recuerda: no insultes, no mala onda y en lo posible sé clar@
¡Salud y bendiciones desde #Melipilla!